Acerca de

Mi Jardín Se Come es un proyecto diseñado por Laura López Terrón, nacida en el Bierzo, León, hija de agricultores y criada entre prados, vacas y mucha naturaleza.

Es Ingeniero Agrónomo. Ha pasado 10 años viajando y trabajando en diferentes países, siendo parte de los lugares, inspirándose de sus gentes y cotidianidades.

Habla 4 idiomas, ha trabajado en Cooperación Internacional, en Turismo y Comercio Internacional… hasta que en el 2013 comienza a desarrollar su propio proyecto a través de la investigación, selección y producción de plantas selectas de diferentes cualidades y lugares del mundo.

Desde su inicio, se ha enfocado en la creación de jardines comestibles como manera de cultivar de la tierra. Su concepción de los Jardines Comestibles es como una ciencia y un arte. Identificar necesidades de cada planta, las mejores asociaciones, el cuidado y cultivo del suelo, la diversidad, las sinergias entre plantas, momentos de siembra, cosecha, recolección... todo para crear composiciones que, además de destacar por su belleza, destacan por sus aromas, colores, flores y sabores.

En marzo 2017 se desplaza a la Isla de Tenerife. En este momento su centro de experimentación está en el Pris, Tacoronte. La finca cuenta ya con Certificado Ecológico del ICCA y allí cultiva y experimenta un gran número de diferentes variedades de flores, aromáticas, plantas extrañas, silvestres, culinarias, de aquí, de allá… haciéndose, cada año, la lista cada año mucho más extensa.Entre sus favoritas de este año está el estragón mexicano, la flor

Su producción ecológica se basa en los principios de la permacultura, el fomento de la biodiversidad, la asociación de cultivos, el cultivo del suelo, el respeto por los ritmos naturales de las plantas...Estos principios son ideales para garantizar el éxito de sus diseños de Jardines Comestibles.

En su vocación está el trabajar para que las personas conozcan, experimenten, sientan y se conecten con la naturaleza. Para ello vive su pasión diseñando e instalando Jardines Comestibles para restaurantes, hoteles y bodegas de más alto nivel, asesora fincas ecológicas para la diversificación de sus cultivos y realiza talleres temáticos de experimentación y cata de sus productos generando momentos únicos. Al mismo tiempo, trabaja como técnico en proyectos agrícolas y de jardinería como Trampolín Solidario, una empresa de la Economía Social y Solidaria trabajando con empresas que además de valores respetuosos con el Medio Ambiente trabajan para una economía de integración y más justa.