Un restaurante decorado con plantas vivas y fáciles de cultivar

Plantas de interior, plantas de conexión natural

Quienes nos conoce un poco sabéis que nuestra misión es ayudar a las personas a conectarse con la naturaleza. Hemos elegido desde hace ya algún tiempo trabajamos varias vías, que siguen siempre nuestro tronco común del cultivo ecológico y de dar a conocer nuevas posibilidades de consumo. Y este trabajo lo hacemos asesorando, creando jardines comestibles, realizando experiencias sensoriales o cultivando de manera ecológica gran diversidad de plantas que luego vamos dando diferentes usos.

Tenemos un vínculo muy próximo con restauradores y con los restaurantes. Y en este caso nos han elegido para acercar la naturaleza a su espacio.

Se trata del Nuevo Maná que abre sus puertas en la Laguna como gastroescuela de comida vegetariana y con un trasfondo social muy importante. Su personal proviene de Trampolín Solidario una empresa de la economía Social y Solidaria que impulsa personas a mejorar su posición laboral realizando actividades además respetuosas con las personas, con el medio ambiente al desarrollar su actividad económica.

Se parte de un restaurante con una fuerte identidad cuya vocación es ofrecer un alimento de calidad, basado en plantas, con productos de proximidad en un espacio que haga agradable el paso de sus clientes por el local.

Las plantas pues, han de ser protagonistas de este lugar, y hemos querido que desde que entras hasta que sales encuentres no sólo la posibilidad de admirarlas sino también de sentirlas como las aliadas que mejoran nuestra vida.

Las plantas no sólo se comunican entre sí, el simple hecho de contar con ellas y observarlas en nuestras casas y lugares de trabajo puede reducir el índice de cefaléas hasta un 30% y el de cansancio en un 20%.

Si bien sabemos que la calidad del aire exterior cada vez más de dudosa calidad, pocas veces somos conscientes que los análisis de las atmósferas interiores revelan centenares de sustancias contaminantes diferentes (Frély, 2013). Los productos de limpieza, las combustiones, los electrodomésticos, el microondas, los móviles que portamos… todo ello de una u otra manera nos afecta.

Los principales gases que se desprenden en el interior de nuestros hogares son: amoniaco, benceno, dióxido de carbono, formaldehído, Tolueno, Triclorotileno y Xileno.

Otra de las grandes exposiciones ya mencionada de las que ya no podemos escapar son las ondas electromagnéticas. Si bien existen grandes discusiones sobre el poder o no de las plantas frente a las ondas electromagnéticas, se reconoce por muchos expertos que los cactus (especialmente los de pinchos) pero también el resto de plantas crasas son capaces de mitigar.

Las plantas elegidas para las diferentes zonas son plantas demandantes de pocos cuidados y que o bien actúan como limpiadoras o bien sus flores son comestibles.

Frély, R. (2013) Plantas beneficiosas y descontaminantes. Colección Salud y Vida Natura. Ediciones Obelisco. Barcelona.

En resumen, plantas para ayudarnos a sentirnos bien, plantas para mejorar el aire que respiramos, para desconectarnos y conectarnos con la naturaleza mientras que comemos. Un principio básico del trabajo que realizo es el ser consciente que la comida es el medio con el que nos conectamos con la naturaleza y por tanto es vital que sea lo más beneficioso para nosotros y para el propio planeta.

Espero que os sirva de inspiración para comenzar a poner un ambientes más verdes allá donde os sea posible, nosotros os ayudamos en el proceso.

Deja un comentario