Jardines comestibles en Restaurantes Gourmets

Jardines comestibles para restaurantes

Esta mañana después de colocar unas plantas de Mostaza Guasabii, cilantro y algunas cositas más cosechaba albahaca, flores y hojas para Moisés. Este fin de semana tienen un evento importante para el cual han reservado la Reina Luisa, los tagetes, las hojas frescas de rúcula, mucha más albahaca y la flor eléctrica.

Me encanta ver como en un sólo mes nuestras plantitas van pintado un lienzo de tierra con una paleta llena de color, diversidad y divertimento.

En cocina se gana mucho, por fin volvemos al origen, cada vez más jefes de cocina hacen realidad el sueño de contar con productos ecológicos, diversos y no sólo locales de la zona, sino del propio espacio… sin necesidad de transporte, envases, pedidos, tiempo… Cada vez más clientes tienen ese privilegio, no sólo de disfrutar del talento de un gran maestro y un producto de máxima calidad, sino de la experiencia de reconocer en su plato, la hoja, flor o rama de la plantita que, al entrar observó en el jardín comestible.

Se han hecho innumerables estudios sobre el aporte nutricional y energético de las verduras en función de cuando se ha cosechado y del sistema productivo. Del estudio se extraen ideas que, a voz de pronto, toma mucho sentido: Cuanto más separada está el momento de la cosecha del momento de consumirla, menores van a ser las propiedades y beneficios para el organismo, menor será su energía. También se sabe, que las plantas sienten se estimulan si las tratamos con cariño y sufren si las maltratamos.

Las plantas nos hacen humildes, nos recuerdan que por toda la inteligencia que tengamos, seguimos siendo seres dependientes. De momento son ellas las que fabrican sus propios alimentos, y por amor, alimentar el resto de seres planetarios.

Para quienes las cultivan, como nos pasó a nosotros, se produce una relación simbiosis o beneficio mutuo, de relajación, de aprendizaje y conexión con esos seres que sin hablar nos enseñan mucho.

Tranquilos, porque no se necesita ser un experto para poder tener tu propio jardín comestible. Nosotros ponemos a tu servicio nuestros años de estudio, trabajo, investigación, ensayo y error. Pensamos, diseñamos, elegimos y preparamos tu jardín comestible y luego, te llevamos de la mano para que poco a poco vayas creciendo y experimentado el placer de lo que es el arte de cultivar, algo que si os paráis a pensar todos lo llevamos un poco dentro.

Deja un comentario