Flor de tulbalgia, flor a la que vale la pena poner nombre y sabor

Flor de tulbalgia, flor a la que vale la pena poner nombre y sabor.

 

La semana pasada hacíamos referencia a las virtudes y sabores de la flor de la cebolla. Vale la pena hacer una breve reseña esta semana a la flor tulbaghia violacea de la familia de las liláceas, con belleza, sabores y virtudes que sorprenden si cabe, aún mas.

La flor de tulbalgia tiene un crecimiento  en forma de matojos, tal y como ocurre con plantas como las del cebollino o cebollino chino. En cuanto a sus hojas, esta variedad se diferencia de las otras plantas por la belleza de sus hojas listadas entre blancos y verdes claros. Sus flores son de color violáceo con forma de estrellas dispuestas en grupos florales de forma circular.

En cocina

Tanto el sabor como el aroma es más dulce e intenso que el de las otras plantas de su familia. La textura al morder la flor es crujiente permitiendo sentir una explosión de sabor picante y azufrada que perdura en la boca durante un buen momento.

Sus usos y aplicaciones son similares a las que empleamos el cebollino con el plus de vistosidad de la flor a no obviar. Mencionar la buena combinación de la mano de los sabores cítricos, de las carnes y de los quesos. Más que interesante el macerado en vinagre de las flores y por qué no, secas en sales o salmueras para los aderezos que más nos gusten con nuestras especias favoritas.

En general, la flor de tulbalgia tiene un sabor y olor azufrado. Esta característica nos indica que dicha planta cuenta con propiedades medicinales al mismo tiempo que protege a la planta de ser comida por predadores. El azufre y el picante contenido en la planta tienen una misión sanadora que estimula la producción de insulina, que ayuda a mantener el equilibrio de la glucosa, ayuda a la síntesis de proteínas. Además es un potente antiséptico, antioxidante, antibacteriano y anticancerígeno. 

Belleza, color, frescura, delicadez y buen gusto. Una semana más, ¿flores para qué os quiero? Y es que ¿cómo no os voy a querer? Una semana más, salud, mucha salud.

No te pierdas esta y otras entradas en la web gastronómica de Hule y Mantel

Deja un comentario