Flor de crisantemo japonés o Shunguiku

Flor de crisantemo japonés o Shunguiku

Nos adentramos en el corazón de la primavera para tratar esta semana de la flor del crisantemo japonés o Shunguiku o (Glebionis coronaria).

Sin entrar en el terreno farragoso de familias y especies dadas sus diversidades y usos especialmente a nivel ornamental nos vamos a quedar con la especie citada, dado su gran interés a nivel organoléptico y por ende culinario. Puntualizar que los crisantemos pertenecen a la gran familia de las flores compuestas como el girasol o los cosmos

Glebionis coronariaLo excepcional de este año, nos ha convertido en observadores de nuestra insignificancia, en un planeta que se recupera día tras día sin nuestra intervención. Pensar en crisantemos en nuestra cultura, significa pensar en el duelo cuya tradición se extendió en Occidente a partir de la Primera Guerra Mundial remplazando la luz de las velas que iban apagando. Si damos un salto a su simbología más positiva, los crisantemos blancos simbolizan la alegría y la pureza. La cocina de hoy tiene la posibilidad de disfrutar de sus grandes virtudes y darle la alegría que merece.

(H2)

Metidos ya en cocina, sus aromas que, para algunos pueden resultar demasiado intensos, para otros pueden despertar la curiosidad de explorar nuevas posibilidades. Su sabor no se queda atrás, ya que, al morder una flor vamos a sentir el crujir suave y la intensidad de los mentolados, cítricos, balsámicos, especiados y si nos paramos a saborear, llegamos a un regusto a mostaza. Todo ello con una sola flor.

Antes del inicio de la floración sus hojas en Japón son muy utilizadas en ensalada dada su frescura y los matices cítricos y mentolados. Así mismo, sus tallos se suelen blanquear y servirse como acompañante de sashimis, añadir a sopas, montaditos, tortillas o hasta en bizcochones dulces o salados.

(H2)

Los botones florales (antes de abrir la flor) se pueden encurtir, pero también hacer en tempura bañados con salsa de soja.Cocinados son un saborizante excepcional tanto para pastas, potajes, patés vegetales o postres. Para su uso como ingrediente escaldar previamente si queremos evitar el amargor. Otra recomendación es la de cortarlos finamente para que se integre en el guiso y el plato se impregne de todo su aroma y sabor. Siempre está bien guardar alguno para la decoración del final.

Para quien le plazca, las infusiones de flores de crisantemos se sirven en diferentes zonas de China y Japón acompañando la comida.  Se puede tomar caliente o dejar enfriar en la nevera y servirse para refrescar. Mientras tanto, hacerles saber que es una planta antioxidante, antimicrobiana, antiinflamatoria, calma el estómago así como los ojos irritados… quizás por todo ello esté vinculada como una planta para la larga vida.

Salud, calma, alegría y mucha salud amigos, una semana más, flores ¿para qué os quiero? Y es que ¿cómo o os voy a querer?

Deja un comentario