Cultivo del suelo, base de la permacultura

De manera natural,  las plantas  han sido diseñadas para continuar aportando restos orgánicos al suelo, y por tanto mejorando sus características. La agricultura a lo largo del tiempo ha extraído de su proceso natural a las plantas para su propio provecho. Ha ido acelerando los ciclos productivos y sacando muchos más nutrientes de los que aporta, ha limpiado los suelos, los han volteado, aireado… en fin, han destruido la estructura y capacidad productiva de los suelos.

En permacultura uno de los pilares, por no decir, el pilar más importante del sistema productivo es el cultivo del suelo. Su obsesión es recuperar los suelos y aportar lo máximo posible de materia orgánica para que la abundante biodiversidad de los suelos se ocupen del resto. En permacultura, no se mueven los suelos, su acción es la no acción en cuanto a estructura y si, en cuanto al enriquecimiento. Los resultados no se observan a corto plazo, pero sí con el tiempo.

Bancales cubiertos con paja. Aireador para facilitar la incorporación de materia orgánica al mismo tiempo que se airea el suelo.

La manera más común es creando bancales, zonas de suelo delimitadas de 1 a 1,20 de ancho por los metros de largo que se estimen necesarios. Los bancales se van elevando según se va aportando la materia orgánica, las zonas de cultivo no se pisan ni se mueven.

Es un trabajo de fondo y de muchos años, en las partes más bajas se pueden incorporar cartones apilados y en su superficie restos orgánicos. De esta manera se van descomponiendo y actúan de mulching o acolchado, sistema que va permitir proteger el suelo, evitar la desecación y pérdida de humedad del mismo, evitar la salida de plantas competidoras o adventicias y ahorrar tiempo y dinero.

Tu mismo puedes hacer la prueba, colocar un cartón sobre una zona árida y dejar actuar. En unos pocos meses empezarás a encontrar vida, la tierra se irá descompactando poco a poco. Moja de vez en cuando el cartón para acelerar el trabajo de los organismos vivos del suelo y añade restos orgánicos. Puedes dejar una zona sin realizar ninguna actuación para comprobar la diferencia.

A groso modo hablamos de suelos arenosos aquellos que son más sueltos, suelos arcillosos o barrosos los que se compactan y forman como pelotas cuando tienen humedad y los suelos francos que tienen una estructura intermedia. Los suelos arenosos tienen el gran inconveniente de que a la hora de regar el agua y los nutrientes se pierden con facilidad. Los suelos arcillosos son más duros y tienden a compactarse con el riego. La materia orgánica es la manera más simple de mejorar la estructura de los suelos, pero hay que tener claro que es necesario hacer y que se notará con los años.

Al no realizar ninguna tarea de maquinaria sobre el suelo, las tareas de aireación van a facilitar la entrada de aire en el mismo gracias al uso de un aireador. Este trabajo normalmente se realiza después de la incorporación de la materia orgánica antes de volver a sembrar. Existen diferentes maneras de aportar materia orgánica al suelo.

La incorporación de nutrientes al suelo cuando se hace a través de materia orgánica no es inmediata, sino que necesita compostarse o descomponerse para poder ser asimilable por las plantas, todo depende del clima, pero este periodo puede ser de seis meses en climas cálidos y húmedos, a un año o más según clima. En lo ideal, sería mejor compostar la materia orgánica antes de incorporarla al suelo pero no es imprescindible.

En el aporte de materia orgánica al suelo hay que tener en cuenta el origen de estiercol y con que va mezclado debe ser anual. Contar con la ayuda de las lombrices ya sea directamente en el suelo, o en lombricompostardores es una gran fortaleza ya que el humus de lombriz es oro para las plantas a nivel de nutrientes asimilables, además de mejorar la estructura y composición del compost es el mejor aporte que podemos hacer para las plantas. Su ph es neutro y su aporte, mejora la estructura del suelo. Las cenizas, materia orgánica descompuesta por combustión. Contiene sobre todo potasio, magnesio y calcio. Su ph es un poco alcalino.

El estiércol se define como el conjunto de deyecciones sólidas, liquidas y restos de cama de animal. Los purines son únicamente las deyecciones líquidas.

Según el tipo de animal y su alimentación las características del compost serán diferentes. El objetivo será buscar aquel que se acerque mejor a satisfacer nuestras demandas

Contenido(% MS) Conejo Cabra Oveja Vaca Cerdo Gallina
N 1,91 2,38 2,82 0,94 1,77 2,72
P 1,38 0,57 0,41 0,42 2,11 2,22
K 1,30 0,50 2,62 1,89 0,57 2,26

Según la tabla en general se puede decir

La composición del estiércol de conejo es la más equilibrada; el de cabra contiene mucho nitrógeno. Es fundamental tener en cuenta el grado de maduración (descomposición) que tenga el compost, ya que la disponibilidad de nutrientes y sus propiedades en el suelo serán diferentes. El estiércol más fresco es el que proviene directamente de las camas de ganado y que no ha pasado por ningún proceso de descomposición. Para el uso y mejor aprovechamiento del estiércol por las plantas se recomienda utilizar un estiércol maduro, cuanto más maduro mejor.

Y que pasa por ejemplo con las cacas de perros y gatos? Podríamos utilizarlas en nuestro huerto? Pues si, pero por lo menos deben pasar al menos 2 años compostándose, y no deben añadirse directamente a las plantas

Deja un comentario